Cómo tener y transmitir una buena imagen personal

La imagen personal va mucho más allá del tipo de ropa que usas o de cómo te peinas. Engloba un conjunto de factores que, de manera inconsciente, se tienen en cuenta a la hora de pensar cómo es una persona. La postura que tienes, cómo te comunicas, cómo hablas, tu manera de vestir… Tu imagen personal habla de cómo eres sin ni siquiera haber dicho ni una palabra.

Cómo tener una buena imagen personal

Sin ningún tipo de duda, una buena imagen personal empieza por dentro.

No hace falta que inviertas una gran cantidad de dinero en ropa de grandes marcas, ni que estés a la última en cuanto a estilo se refiere. Puedes hacer esto y seguir sin transmitir una buena imagen. ¿Por qué? Porque la primera impresión y la imagen que reflejamos está más relacionada con la comunicación que con la belleza. Es decir, depende más de aquello que transmitimos que de lo que llevamos puesto.

Estadísticamente hablando, cuando una persona tiene una primera imagen de nosotros el 57% proviene de la imagen externa, lo que ves, la ropa, el cuerpo…el 38 % corresponde a la expresión no verbal es decir como por ejemplo cómo caminamos, la postura corporal y el 7% es la expresión oral. Así que si quieres transmitir una buena imagen debes tener en cuenta:

1. Buena higiene: Sí, así de básico. Hay que estar limpios. Esta es la primera regla fundamental para conseguir una buena imagen personal. Hay que ir duchaditos o por lo menos aparentar que uno lo está.

2. Buen estado de tu ropa: Con esto me refiero a cosas tan básicas como que no lleves ropa rota, que le falta un botón o esté descosida. Sí, ya sé qué parece obvio pero cuántas veces nos hemos puesto algo que estaba roto y hemos pensado eso de… ”pero si no se nota”. Pues sí, si se nota.
Por supuesto también debes de tener en cuenta a la hora de elegir la ropa cuál es la que te queda mejor. Es decir, según tu forma de cuerpo hay un tipo de prendas que te favorecen más que otras. Te lo cuento en este artículo sobre cómo saber vestir según los tipos de cuerpo.

3. Zapatos bien limpios: pues sí, otro básico que pocas veces se tiene en cuenta. Le prestamos poca atención al estado de nuestros zapatos y mira que es de la segunda o tercera cosa en la que te fijas cuando conoces a alguien. Seguro que te ha pasado alguna vez que una persona llevaba el calzado sucio y no te ha dado buena sensación. Así que a partir de ahora…¡a limpiar los zapatos!

4. Buena salud: procura tener un aspecto saludable. Sin ojeras, con buen color de piel, con la barba recortada…Y por favor sin que sobresalgan esos pelitos de la nariz o de la oreja que… ¡SÍ se ven!. ¿Qué pasa si has tenido una mala noche? Pues echa mano del maquillaje. A todas nos ha pasado que, por algún motivo, hemos dormido poco una noche y nos levantamos con mala cara. Arréglate esa cara de cansada con estos trucos que te cuento en el artículo.

El maquillaje es el gran aliado que tenemos las mujeres, podemos hacer maravillas con él. De hecho, el mundo del maquillaje cada vez está más en auge. Si te gusta y quieres hacer de él una profesión tenemos el Máster en Maquillaje Profesional. Te especializarás en maquillaje de pasarela, audiovisuales, peluquería de plató y belleza profesional, las áreas más demandadas de este sector.

5. Manos cuidadas: Con esto no quiero decir que siempre tengas la manicura hecha, sino que tus manos se vean bien: uñas limpias, bien cortada…

6. Buena actitud: Quizá esta es de las recomendaciones más importantes porque es lo que va determinar en gran parte una buena imagen. Sé una persona positiva y con buena actitud.

Los grandes problemas de imagen están ocasionados porque no somos conscientes de la imagen que transmitimos. Muchas veces crees que la gente piensa de ti una cosa cuando en realidad estás reflejando otra totalmente distinta. En el Máster en Imagen Corporativa te enseñamos a sacar la mejor versión de las personas en función de su carácter, cuerpo y estilo. Conviértete en una asesora profesional de la imagen.

Cómo hacer que los demás tengan una buena imagen personal de ti

¿Cuántas veces te ha pasado que te equivocas con la primera impresión que alguien te genera? ¿O que los demás tienen sobre ti? Esto ocurre con mucha frecuencia porque, como te he dicho antes, la primera impresión y la imagen que proyectas dependen de la comunicación. ¿Cómo funciona la primera impresión?

Debes tener en cuenta qué factores son los que van a determinar que tengas una buena imagen. A los mencionados en el apartado anterior hay que resaltar el saber cómo vestir. No me estoy refiriendo a que vayas a la moda, sino a saber identificar qué tipo de prendas usar según la actividad que vayas a realizar. No te pondrás la misma ropa para ir al cine que para ir a una comida de trabajo. Es necesario que sepas adaptar tu indumentaria al protocolo de cada ocasión.

Sin duda algo que te va a ayudar a transmitir una buena imagen personal es tener una buena armonía visual. No sé muy bien por qué, pero a la gran mayoría de las personas nos resulta más atractivas las cosas armónicas que las que no lo son. Y ¿cómo saber si estás proporcionada? Mira si la parte superior de tu cuerpo hasta la cabeza del fémur y la inferior, es decir, desde la cabeza del fémur hasta los pies, miden lo mismo. Si miden distinto hay diversas soluciones estéticas.

Beneficios de una buena imagen personal en una entrevista personal.

Como ya hemos visto, una buena imagen personal es importantísima, pero quizá lo es más cuando queremos conseguir un trabajo. Asistir correctamente a una entrevista es algo que determinará en un porcentaje muy alto obtener ese puesto.

Lo primero de todo es conocer qué tipo de empresa es la que te va a entrevistar. No es lo mismo trabajar en un banco que en una agencia de publicidad. La manera de vestir será distinta en ambos casos. Pero, aunque la empresa sea algo “informal”, no te aconsejo nunca ir ni con vaqueros ni con zapatillas de deporte. ¿Por qué? Porque darás la sensación de que no has pensado mucho tu look y eso no le gusta a nadie. Para los chicos unos pantalones “chinos” y una americana es una buena opción. Para las chicas, un vestido y una chaqueta. Debes buscar siempre un tipo de prendas que sea un poco más trabajada, es decir, no llevar la típica camiseta de algodón sino una blusa o camisa.

En cuanto a la eterna pregunta de ¿se deben llevar colores llamativos a una entrevista de trabajo? Contrariamente a lo que la mayoría de la gente opina, te diré que sí. Porque al final lo que buscas es que se acuerden de ti las personas de recursos humanos. Piensa que después de realizar 10 entrevistas les será complicado acordarse de todos los candidatos. Llevando algún color más llamativo les ayudarás. Pero ojo, esto no quiere decir que vayas de una manera extravagante.

Recuerda todos los consejos que te he dado al principio sobre el cuidado de la imagen personal como la higiene. Te sorprendería saber la cantidad de gente que acude a una entrevista de trabajo sin haberse duchado. Ve con aspecto saludable, las manos cuidadas, zapatos limpios… ¡Todo cuenta!

Buena imagen personal en el trabajo

Si ya has conseguido superar la entrevista y finalmente has obtenido el trabajo no te relajes en cuanto a tu buena imagen personal en el trabajo se refiere.

1. Elige bien tu ropa: no todas las empresas se rigen por las mismas normas a la hora de vestir. Independientemente de cuál sea la de tu trabajo hay ropa que no te aconsejo nunca llevar.
El código de vestir en la empresa

2. Sé puntual: Lo debes de ser siempre pero mucho más en el trabajo. No queda bien que siempre llegues tarde. Sí, a todos nos ha pasado, surgen imprevistos pero..¡no todos los días! Hay personas que tienen por costumbre llegar siempre tarde.
3. Buena postura: Tu postura dice mucho de ti. Con ella estás demostrando, sin necesidad de hablar, si te gusta tu trabajo, si eres una persona vaga, apática o bien proactiva y con energía. No es lo mismo ver a alguien bien sentada que a otra persona medio tumbada en la silla.
4. Sé detallista: Y no me estoy refiriendo a que seas detallista con tus compañeros. Si no a que te fijes cómo llevas tu ropa. Es decir, que no vayas con las camisas sin planchar, los zapatos sucios, la ropa rota…
5. Siempre educada: suele pasar que a veces, sobre todo cuando ya cogemos confianza con los compañeros o bien cuando existe mucho estrés, que perdemos las formas. Recuerda que nunca debes de perder la educación con nadie.

Ahora que ya sabes cómo tener y transmitir una buena imagen personal, es el momento que empieces a trabajar en ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  He leido y acepto la política de privacidad