Cómo andar con tacones sin parecer un pato

Cómo andar en tacón sin ir “chafando huevos”

Perdón por la expresión, pero… ¡Sí!. A la mayoría de las mujeres nos suele costar aprender a caminar con tacones. Seguro que más de una vez has visto a alguien andando con tacones y te ha dado un poco de vergüenza ajena. Caminar como una modelo no tiene mucha ciencia…¡Practica! Y, bueno, seguir los consejos que te voy a dar ahora sobre cómo andar con tacones.

 

¿No sabes cómo caminar con tacones?

A mi también me costaba pero como soy una enamorada de los tacones no me quedaba otra que… ¡aprender a andar con ellos”

  1. La posición: controlar la posición es primordial para evitar dolores. Lo ideal es estirarse, apretando un poco el abdomen y los glúteos para que así no eches todo el peso en los pies o las caderas. La sensación tiene que ser como si alguien te estuviera tirando de un hilo invisible de la cabeza. Te recomiendo esta postura para caminar siempre, independientemente del tipo de calzado que estés usando ya que así estás fortaleciendo esas zonas.
  2. Tacón – punta: Sí, primero apoya la parte del tacón y luego la punta. Así te resultará más cómodo y más sencillo caminar y, por supuesto, te será más fácil mantener el equilibrio.
  3. No inclinarte hacia delante: seguro que has visto a más de una mujer con todo el peso echado hacia delante cuando lleva tacones…¡la sensación que da es horrible! Esto sucede porque está echando el peso en las caderas y no tiene la posición correcta. Para evitar esto debes tener muy presente la posición que te he explicado en el punto 1.
  4. Chafando huevos: perdón por la expresión, pero es que la imagen que dan es esa. Hay mujeres que levantan mucho las rodillas y parece que…¡sí, que están aplastando huevos al caminar!
  5. Da pasos pequeños: Al principio intenta dar pasos más pequeños de lo habitual ya que así estilizarás mucho más tu manera de andar.
  6. La famosa línea recta: no es que quiera que imites a las modelos en la pasarela, es que imaginándote una línea recta bajo tus pies hará que tu paso sea mucho más elegante. Pero ¡ojo!, no vayas mirando para abajo ya que le quitarás todo el glamour a tu postura.

Si en tu vida existe mucho “glamour” y uno de tus mayores hobbies es asesorar a tus amigas en su estilo e imagen quizá deberías de ver el Curso Especializado de Estilismo, Personal Shopper, Protocolo y Moda. Es la mejor manera de convertir tu pasión en una profesión ya que te aportará la formación necesaria para asesorar en estilo, moda, belleza e imagen personal. ¿Te imaginas poder vivir de aquello que te gusta tanto?… Mientras te sigo contando cómo escoger el tipo de tacón perfecto.

 

Cómo elegir el tipo de tacón ideal

Al principio puede parecer algo complicado pero teniendo en cuenta estas tips seguro que encuentras el high heels que necesitas.

 

Como sabes y simplificando mucho existen dos tipos de tacones: los finos y los más gruesos. ¿Por cuál decantare? Eso te lo va a marcar tu volumen corporal. Me explico, si tu complexión es más grande, es mejor que elijas un tipo de tacón más ancho por eso de buscar la proporción visual. Si por el contrario eres más delgada es preferible que escojas un tacón más fino. Es decir, debes tener en cuenta la tipología de tu cuerpo antes de comprarte un tacón.

Es muuuy recomendable que elijas un tipo de tacón con la piel buena. Que, ¿qué tiene que ver eso con cómo andar en tacones? Pues sencillamente porque cuanto más buena sea la piel, más te agarrará el pie. También busca una horma que abrace bien el pie. ¿Por qué? Porque si no la llevas sólo apoyas el tacón y las almohadillas del pie, dejando el puente al aire. Esto hace que los zapatos duelan más de lo normal. Con la horma puedes apoyar el pie entero y conseguirás que te moleste menos el pie.

La prueba del balanceo: te recomiendo que hagas este examen a todo zapato de tacón antes de comprártelo. Es tan sencillo como darle golpes suaves al zapato por la parte de detrás. Si ves que se balancean o se mueven…¡no te los compres!.  No serán buenos para tu salud.

¿El tamaño del tacón importa?

Lo mejor es ir subiendo poco a poco del tamaño el tacón. Si no tienes costumbre no intentes ir a por el super tacón fino porque te resultará complicado andar sin parecer un pato. Te recomiendo que empieces por un tacón de 4 centímetros y según te vayas encontrando cómoda pues ve subiendo.

 

Como consejo te diré que la hora perfecta para comprar zapatos es por la tarde. Ni por la mañana ni al mediodía. ¿Quieres saber por qué? Te lo cuento en este vídeo.

 

Aprender a andar con tacones – Practicar antes usar

Pues sí. Si quieres saber cómo andar con zapatos de tacón lo primero que tienes que hacer es practicar. Imagínate que tienes una boda a la que decides ir con unos tacones altos y no estás acostumbrada a llevar tacón. ¿De verdad crees que vas a andar correctamente con ellos sin haber practicado antes?

Como ya te he explicado arriba, andar con un zapato de tacón, aunque no sea demasiado grande, lleva intrínseco una técnica. Y, como todo en esta vida, para conseguir dominar cualquier técnica necesitas…¡Practicar! Cuánto más practiques menos molestias sentirás.

¿Piensas que las modelos andan así de bien con los tacones sólo porque se les da bien? No, pasan horas y horas practicando con tacones altos. Así que cálzate tus tacones y no dejes ni un rincón de tu casa sin recorrer: sube escalones, paséate por los pasillos, las habitaciones… y porqué ¿no? mírate en el espejo mientras andas. Esto hará que cada vez te sientas más cómoda y te veas más natural con tus “high heels”.

Así que ya sabes para mejorar tu forma de caminar debes practicar.

Cómo andar con cuñas

Si no te gusta mucho caminar con tacones seguro que has caído ya en la tentación de andar con cuñas. ¿Por qué? Porque con las cuñas resulta más fácil caminar porque el tacón está unido al zapato dándote mucha más seguridad y equilibrio. Si no, ¿por qué iban a ser una de las opciones más usadas cuando llega la primavera y verano?

 

Plantillas para tacones – Las mejores aliadas contra el dolor

Pues no, si estás buscando que te diga en algún momento que los zapatos de tacón no duelen…¡lo siento, no lo leerás! Siento comunicarte que sí, que andar con tacones sí duele, pero…¡Estilizan tanto!

Las plantillas se han convertido en nuestras mejores amigas si queremos lucir unos tacones de escándalo sin sufrir mucho dolor.

Si vas a la farmacia puedes comprobar que existen distintos tipos de plantillas para tacones. Ahora básicamente las puedes encontrar de gel o de silicona. La función principal no es solamente suavizar el dolor que te pueden crear  andar con tus zapatos sino también evitar que el pie se deslice. Seguro que te ha pasado alguna vez que te has puestos unos tacones y el pie se resbalaba o se te salía.

Busca que sean cómodas. Que no te moleste el pie. A ver si en vez de ayudarte te va a generar más rozaduras o vas a estar incómoda por las plantillas y no por los tacones. Por ahorrarte unos euros no te vayas a comprar las que son más malas. Busca que sean de calidad no solo en su composición sino también en su acabado.

Además, como ahora existen todo tipo de plantillas es muy difícil no dar con la que más se puede ajustar a lo que necesitas. Las hay para colocarlas en la parte del talón, en la parte de las almohadillas, las hay enteras, medias plantillas, almohadillas de agarre.

 

¿Andar con tacones adelgaza?

No sé cuántas veces habré escuchado esta pregunta. Tanto como adelgazar pues… ¡no! Si realmente quieres adelgazar apúntate al gimnasio o sal a correr.

Pero sí que es verdad que el uso de los tacones lleva consigo unos beneficios. Te los cuento:

  • Estiliza tu silueta: como ya sabes, caminar bien con tacones alarga tu silueta. Te sientes más alta, con más cuerpazo y también…¡más atractiva!
  • Te da más seguridad: esto va relacionado estrechamente con lo anterior. Cuanto más guapa te veas más confianza tendrás en ti.
  • Mejora tu postura: sí, porque cuando llevas tacones debes tener apretada la zona de las abdominales y el glúteo, tal y como te he contado antes. De esta manera estás fortaleciendo ambas zonas.

La última tips para caminar con tacones es que tengas cuidado con el suelo. Me explico. Imagínate que vas a un evento al aire libre o a una boda. Estás super elegante y te sientes estupenda. De repente llegas a una zona con césped y resulta que cuando comienzas a andar te clavas en él y te caes de bruces contra el suelo. Todas las miradas se giran hacia ti y no sabes si reír o llorar.

Así que, ya sabes…¡fíjate por donde andas!

Te espero en mi próximo consejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  He leido y acepto la política de privacidad