El secreto de cómo elegir las gafas graduadas o de sol según la forma de tu cara

Cómo escoger gafas de sol o graduadas: ¿Por moda, gusto o forma del rostro?

Lo más importante a la hora de elegir las gafas es que… ¡te gusten! Que te las pongas, te miras al espejo y pienses…¡Pero qué guapa estoy! La buena elección siempre será aquella que te de seguridad y confianza.

Una vez que tienes ya claro eso, te voy a explicar cómo escoger las gafas adecuadas para ti.

 

 

Cómo escoger unas gafas de acuerdo al rostro

Cada persona se caracteriza por tener un determinado tipo de rostro. Igual que existen diferentes tipologías corporales de mujer, también hay variedad en la forma del rostro.  Según sea la tuya, tu gafa ideal será una u otra:

  • Cara redondeada: por normal general se suelen caracterizar por tener una frente amplia y unas mejillas grandes por lo que se busca alargar y estrechar las líneas. Para conseguirlo es recomendable que utilices unas gafas cuadradas o angulosas. Si no lo haces acentuarás tu redondez. ¿Y qué pasa si la acentúas? Que corres el riesgo de tener una cara de pan tremenda. Al utilizar unas gafas rectangulares suavizas las líneas curvas de tu rostro. Las monturas de tipo “mariposa” te estilizarán porque llaman la atención a la parte de arriba.
  • Cara cuadrada: debes suavizar tus rasgos con unas gafas redondeadas o con ángulos. Por que si te decantas por un tipo de gafas cuya forma es más bien cuadrada, lo único que estarás haciendo es acentuar mucho más tus rasgos rectangulares. Por este motivo es mejor que utilices diseños más redondos y ovalados. No utilices colores vivos que llamen la atención a la zona inferior de las gafas ya que así enfatizarás la barbilla resaltando más tu rostro cuadrado.
  • Cara ovalada: si este tipo de rostro es el tuyo… ¡estás de enhorabuena! Las diferentes partes que componen tu rostro están en armonía. Puedes llevar casi cualquier tipo de gafas. Así que si, este es tu caso, no pierdas el tiempo pensando qué gafas elegir porque te sentarán bien las redondas, cuadradas, con ángulos… ¡casi todas! Pero ojo, que no sean ni muy anchas, ni muy estrechas. Conserva el término medio. No hay que optar nunca por unas que sean más grandes que los rasgos del rostro, debes procurar que no se rompa la armonía que ya tiene tu rostro.
  • Cara alargada: el problema de este tipo de rostros es que son más estrechos de lo normal. Elige lentes ovaladas ya que con esto suavizarás y acortarás la forma de tu rostro. Las monturas es mejor que sean altas para así recortar tu rostro alargado. Y con respecto al puente es mejor que sea bajo para que te recorte la nariz.
  • Cara triángulo: al tener la mandíbula más ancha lo más recomendable es que busques unas gafas que potencie la parte superior. Para esto busca lentes que tengan colores llamativos en la parte de arriba de las lentes. Las monturas deben de ser anchas. Evita las varillas bajas, así no resaltarás tu mandíbula.

Como sabes, una de las claves de una buena asesora de imagen es saber reconocer no sólo los tipos de cuerpo que existen, sino también identificar las distintas formas de rostro que te acabo de explicar. Estos conceptos son de los primeros que aprenden mis alumnas del Máster en Asesoría de Imagen Personal y Corporal ya que son la base para poder aconsejar qué tipo de ropa le sienta mejor a una persona, cuáles son las gafas perfectas, qué complementos debe llevar o cómo debe ser su corte de pelo. Si a ti te gustaría también sacar lo mejor de las personas echa un vistazo a las formaciones que tengo en mi escuela sobre moda, estilo y saber estar.

Elegir la montura de gafas – ¿una tarea difícil?

Una vez que ya sabemos cuál es la forma de nuestro rostro, para escoger las gafas perfectas hay que saber cómo elegir la montura perfecta para ti.  A nivel estético debes tener en cuenta la linealidad de la gafa. ¿Y eso qué es?  Pues la línea horizontal que tiene la montura. Si te fijas hay diferentes modelos: unas tienen una línea recta, otras ascendentes y otras descendentes. En función de la imagen que quieras transmitir debes elegir unas u otras.  Por ejemplo, si quieres una imagen más serie la línea de tu montura de gafas debe ser horizontal. Si te quieres decantar por una imagen más femenina utiliza una ascendente. Esta es perfecta para las mujeres que tienen los ojos caídos ya que suben la mirada. Pero cuidado que si la montura es muy pronunciada al final parecerás la… ¡Señorita Rottenmeier!

Para el rostro redondeado no te recomiendo monturas demasiado cortas y gruesas.  Usa un puente transparente para potenciar tus ojos. Si tienes la cara ovalada no te aconsejo monturas que sean demasiado grandes. Utiliza monturas sutiles, al aire o parciales si es tu rostro cuadrado. Y si tu rostro es alargada te suelen quedar bien las monturas que son más largas de altura y más cortas que anchas. No utilices las monturas pequeñas porque potenciará tu longitud.

Gafas y nariz – ¿Cómo elegir el tamaño de las gafas?

Una vez que ya sabes qué tipo de rostro tienes y qué montura es más adecuada, es el momento de que tengas en cuenta otros elementos importantes a la hora de elegir tu tipo de gafas perfecta.

  • Puente: las hay de puente alto, medio y grueso. Este depende de la longitud de tu nariz. Cuánta más largo es el puente, más larga se ve la nariz. Así que si tienes poca nariz lo mejor es que utilices unas gafas con puente largo para que así estilices más tu rostro.
  • Las patillas: Lo que tienes que tener en cuenta es que las patillas acortan el rostro. Un consejo para todas aquellas mujeres que tenéis la nariz un poco pronunciada…¡alejaros de las patillas gruesas! No harán más que pronunciarla más. Si tu rostro es finito, lo ideal para ti es una patilla más fina para alargarlo.
  • Grosor de las gafas: si tienes un rastro alargado las gafas más gruesas te favorecen, en cambio si tu rostro es más pequeña te aconsejo un grosor más pequeño o mediano. ¿Qué conseguimos con esto? Que no haya más gafa que cabeza.

¿Cómo escoger gafas de sol o graduadas según el color de tu piel?

Para hacer una buena elección de las gafas perfectas influye también el color de tus ojos y el color de tu piel. Si el tono de tu piel es más claro, los colores que mejor te sentarán son los fríos como el azul, gris o negro. Si tu piel es morena es mejor que el color de las gafas tenga una tonalidad mostazas o ámbar. En cambio, si la tonalidad de tu piel es dorada a la hora de elegir montura decántate por los colores rosa, azul, crema o blanco.

Maquillaje y las gafas

A la hora de llevar gafas debes de tener en cuenta la manera en la que te maquillas. Cuánto más llamativa sean las gafas o más colores vivos tenga, más desapercibidos tienen que estar los ojos. Sino tu rostro estará demasiado recargada. Para eso puedes utilizar unas sombras marrones claras o colores pasteles. Si pones un poco de máscara de pestañas podrás alargar tus ojos.

Pero si la montura que llevas es muy fina, la manera de maquillarte es distinta a la que he explicado antes. Puedes utilizar colores mas fuertes.

Pero, ¿qué pasa con el tipo de lente y el maquillaje de los ojos?

Como sabrás, y si no lo sabes te lo digo, la lente será diferente según los problemas de visión que tengas. Las personas miopes utilizan unas lentes que hacen los ojos pequeños por lo que el maquillaje que se debe usar tiene que agrandar los ojos. En cambio, cuando se tiene hipermetropía, las lentes que se utilizan agrandan los ojos por lo que el maquillaje no debe resaltarlos más. Por ejemplo, colores oscuros.

La respuesta a la eterna pregunta de ¿qué resalto, ojos o boca?. Si utilizas gafas muy llamativas o grandes, no sobrecargues tu rostro con un pintalabios fuerte. Por el contrario, si el maquillaje de tus ojos es neutral o suaves es el mejor momento para colocarte un pintalabios llamativo.

Si tiendes a tener ojeras debes saber que las gafas las acentúan más por lo que te recomiendo que utilices un corrector. Elimina tu cara de cansada y escoge un corrector que sea un tono más claro que el de tu piel para que puedas ocultarlo sin problema con el maquillaje. ¡Así las gafas te sentarán genial!

Llegados a este punto quiero decir…¡Es el momento de que empecemos a ver las gafas como un complemento más! Es decir, utilizarlas, aunque no haya problemas de visión. Las puedes usar para darle un “toque” distinto a su look. En vez de cambiarte de collar puedes ponerte unas gafas. Hay mucha gente que lo hace y la verdad es que me ..¡Encanta!

Te espero en mi próximo consejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  He leido y acepto la política de privacidad